Mea Culpa

En mi opinión, la asunción de responsabilidad es esencial en la vida de aquella persona que quiere ser emprendedora. Y básicamente lo es porque quien nunca es responsable de nada, se considera víctima de todo y cree que es imposible que las cosas sean distintas porque no dependen de su persona.

Me he encontrado con un elevado número de personas que creen que merecen otra cosa (mejor, por supuesto) y que esperan que el devenir de los acontecimientos (cambio de políticos, avances en la sociedad, subida de sueldo, que los niños crezcan…) les ofrezca, por fin, lo que tanto anhelan.

Pero todavía me sorprende más darme cuenta de que su única actividad, en este sentido, consiste en esperar. Ya es bien sabio el refranero al decir “quien espera, desespera”.
Y, entre tanto desespero, es lógico que aparezcan la impaciencia, la frustración, la angustia, el estrés…

Creo que el origen de tales comportamientos se encuentra en la infancia y en cómo se educa el valor de la responsabilidad. La responsabilidad en un niño va mucho más allá de enseñarle a ordenar su habitación, inculcarle hacer los deberes o recoger sus juguetes. La responsabilidad tiene que ver con mostrarle que debe ser “directamente responsable” de las consecuencias de sus actos.

Me vienen a la cabeza dos acontecimientos que viví en tercera persona y que me llevaron a concluir la afirmación anterior.

El primero de ellos sucedió el día en que vi cómo un niño, de alrededor de 2 años de edad, corriendo por entre las mesas de un concurrido restaurante, a punto de alcanzar la mesa de sus padres, tropezó y se golpeó con la mesa. La madre, auxiliadora, corrió a calmarle ante los gritos desgarradores del niño. Lo cierto es que lo consiguió con sorprendente rapidez. Y lo que hizo esa madre a continuación fue decir “mesa mala, mesa mala” mientras golpeaba la mesa y sonreía a su hijo.

No alcanzo a ver qué responsabilidad debía tener la mesa en la caída. En mi opinión ninguna, desde luego. El niño sonrió también, quizá porque se sentía liberado… él no había tenido la culpa de caerse, era de la mesa. Ése es el aprendizaje que le estaba enseñando su madre. Por tanto, desde ya, ese niño estaba aprendiendo que la responsabilidad se encontraba fuera de él. Si, en lugar de eso, el adulto le hubiera pedido más cuidado haciéndole ver que la caída era consecuencia de su prisa y por correr, en ese momento, seguro que no habría cambiado nada pero en el futuro de ese niño como adulto, presiento que las cosas serían radicalmente distintas.

La otra experiencia aconteció en casa de unos familiares. Un par de hermanos, de 4 años el niño y 8 la niña, estaban jugando en presencia del padre y los abuelos. La niña agarró una canica y se la lanzó al hermano que, al poco de recibir el golpe en la cabeza, empiezó a mostrarnos un chichón de medidas considerables. La hermana se quedó parada, callada, con cara de circunstancias porque imagino que sabía la enorme bronca que le iba a llegar a continuación. No se equivocaba. El padre la amonestó con contundencia durante un buen rato. Entretanto, le pidió a su madre (o sea, la abuela de la niña) que trajese hielo para disminuir el chichón del niño. Mientras la abuela intentaba reparar, en la medida de lo posible, el daño causado por la hermana, ésta seguía recibiendo una buena reprimenda.

Enseñanza: si haces mal las cosas y eres culpable del daño, recibirás una bronca… sin embargo, otros (la abuela) se encargarán de repararlas. ¿No creéis que si el padre hubiera, más allá de recriminar el comportamiento de su hija, dejado que fuera la propia niña quien le pusiera el hielo al hermano, le estaría enseñando también que debe responsabilizarse de lo que ha hecho?

Éstos son sólo dos de los muchos casos que percibo a diario. Por tanto, si de pequeños muchos hemos recibido esta educación y de adultos no hemos sabido o podido todavía darnos cuenta de ello, no me sorprende que de mayores creamos que nuestras responsabilidades básicas son ir a trabajar, cumplir horarios, criar a nuestros hijos y reciclar (entre otras por supuesto) y no otras que tienen una repercusión mucho más vital en lo que nos sucede.

Anuncios