Pedro Zerolo y el valor de la autenticidad, el positivismo y el diálogo

En un momento en que la sociedad está empachada de tanta corrupción política, es todavía más desoladora la pérdida de algunas de sus figuras más inspiradoras.

Entre las muchas cualidades y valores que podrían destacarse de Pedro Zerolo, quiero detenerme en aquéllos que para mí son especialmente significativos por cuánto nuestra sociedad demuestra que necesita ser alimentada con ellos.

Pedro Zerolo me llegaba como una persona auténtica, que pensaba, decía y hacía en coherencia con su esencia. Muchas personas tienden a ocultarse detrás de máscaras porque exponerse es difícil, tiene riesgos y puede doler demasiado. ¿Cuántas personas conocemos que dicen una cosa y hacen otra? ¿cuántos se han cruzado en nuestro camino sin llegar a dejarnos ver quién hay detrás de sus palabras y acciones? ¿cuánto nosotros estamos también alejados de nuestra autenticidad? Sin embargo a mí este político me parecía que tenía una profunda conexión con su ser. Y cuando alguien disfruta de esa conexión pasan dos cosas. La primera hacia fuera y es que irradia y transmite autenticidad. La segunda hacia dentro y es que alguien auténtico se siente fuerte y esa fuerza, transformada en valentía, en el caso de Pedro Zerolo derivó en importantes logros en los derechos civiles de muchas personas.

Resalto también el positivismo que tienen aquéllos que se saben protagonistas de su vida. No deja de sorprenderme la cantidad de personas instaladas en la queja, el victimismo, el negativismo. Todo, o casi todo, lo ven del lado menos bueno, si algo positivo les pasa esperan que algo malo pase después o desconfían… Claro que pasan cosas malas y muy malas… algunas quizá podamos cambiarlas, otras no. Lo que sabemos seguro es que desde la queja no se transforman, desde la acción sí. Y para querer actuar hay que creer que puede hacerse y, para eso, hay que ser positivo.
Son los seres humanos positivos los que hacen avanzar las sociedades…

Y acabo con el diálogo que tan fundamental es para comunicarnos y construir, para evitar conflictos y, si los hay, darles solución. No es lo mismo hablar que dialogar porque el diálogo necesita mucha escucha, respeto y comprensión. Todos sabemos hablar. Muy pocos saben dialogar y creo que ayer perdimos a una de estas personas que sí sabían dialogar porque respetaba la diversidad, preguntaba, se cuestionaba y buscaba el mutuo entendimiento para construir.

Hay personas que creen que un emprendedor es sólo aquél que crea empresas. Pedro Zerolo es un ejemplo de que se puede ser emprendedor sin tener empresa, creando proyectos de otra índole en la vida.

Anuncios